Robótica

¿Qué sabes de robótica?

A continuación os dejo un enlace donde puedes acceder a un juego tipo “¿Quien quiere ser millonario?” en el que me pidieron colaboración.

Esta pensado para estudiantes de tecnología de la ESO, (Bueno, en realidad no estoy seguro de en que asignatura se da este tipo de contenidos) pero también sirve para introducir unos conceptos básicos sobre robótica o inteligencia artificial de una manera amena. Espero que os pueda ser de utilidad.

Imagen del juego

Imagen del juego

http://proyectodescartes.org/escenas-aux/jug-10×10/50×15-fich.html

Por último dar las gracias a Santos Mondéjar por hacerme participe de este tipo de iniciativas.

¿Nos seguimos leyendo?

@guardiolajavi

Ciencia Ficción, Robótica e Inteligencia Artificial

Llevo tiempo dándole vueltas a una cuestión y es sobre la distancia que hay entre el desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA) y la visión que tiene de esta la sociedad. Normalmente cuando hablas de IA la gente enseguida le viene a la mente los robots humanoides casi indistiguibles (o indistinguibles del todo) del ser humano, tipo Terminator o Replicantes de Blade Runner, y mira que el Terminator encarnado por el “Chuache” tenía una pinta de robot increible ¡Era lento hasta hartar! 😉

El “Chuache” ¿No me digáis que no parece un robot?

El caso es que esta visión sobre la IA hace que cualquier explicación de algún avance en inteligencia artificial parezca la tontería mas grande del mundo, y si no vean el siguiente vídeo:

En esos 13 minutacos (y eso que está el vídeo acelerado) se ve la increíble proeza de cómo 2 robots preparan una tortita para desayunar, a partir de un preparado que se saca de una botella, por cierto, que en el frigorífico solo estaba ese bote, si no hubieses podido ver cómo se preparan tortitas con un bote de mayonesa, o vete a saber. El caso es que cualquiera que vea este vídeo puede pensar: ¿Pero qué coj….? ¿En serio?

Esta tarea tan sencilla para nosotros es una verdadera proeza para un robot. Note la audiencia, que las ordenes han sido dadas en lenguaje natural, es decir, el robot ha entendido que querías unas tortitas y ha puesto toda la voluntad para proporcionártelas, incluso buscando la receta, o el modo de hacerlas, y localizando los ingredientes. En este caso con el preparado se lo han puesto fácil, si tiene que buscar la harina, la leche, romper un huevo y batir todos los ingredientes, me imagino que tienes que pedirle la tortitas dos días antes, o no desayunas. Pero la dificultad del ejercicio es brutal, y ha funcionado de manera autónoma. Realmente increíble. Sí amigos, esto es un logro increíble, aunque al lado del robot filósofo que había visto cosas más allá de Orión parezca una tontería.

Quizá habrá avances que a los ojos del lego parezcan más impresionantes, cómo el de IBM y su Watson ganando el concurso de Jeopardy. Este concurso es el típico de preguntas y respuestas tipo Trivial pero formuladas muchas de ellas de una manera enrevesada.

En el vídeo se ve cómo preguntan por un famoso nadador de la siguiente forma: “Mirolad Cavic casi consigue arruinar la olimpiada perfecta de este hombre en 2008 perdiendo contra él por una centésima de segundo” Es decir no solo preguntan en lenguaje natural si no que Watson debe ser capaz de extraer la información relevante, entender los giros en el lenguaje, buscar la información en su base de datos, y dar la respuesta correcta. Que por supuesto es Michael Phelps. Supongo que un ser humano normal hubiese jugado la baza de “Debe ser éste” y jugarsela, pero Watson intenta arreglárselas para asegurarse que la respuesta es correcta. Por cierto aquí el épico vídeo:

¿Alucinante verdad? Y no me refiero a la proeza de Michel Phelps y su remontada, si no a lo conseguido por Watson. Pero Watson es un supercomputador, esto no le quita mérito, pero implementar esa capacidad de cálculo en un dispositivo portátil es algo que aún está en el terreno de la ciencia ficción, y no nos engañemos, necesitaríamos esa capacidad de cálculo para llevar un robot a cualquier concurso y hacerlo pasar por una persona normal, y aún así… no sé yo.

Pero también se están haciendo avances en la IA desde otros campos, y esa sinergia puede ser muy interesante. De hecho en la siguiente charla de Helena Matute (@HelenaMatute) se presenta cómo la psicología muestra que si seguimos los modelos de aprendizaje que conocemos, y damos esa libertad y esa flexibilidad que tienen los humanos para aprender tendremos robots con sesgos cognitivos como los que tenemos nosotros. Es decir, podríamos encontrarnos a robots labradores bailando la danza de la lluvia para regar sus terrenos. 😉 Algo que, al menos yo, no conocía y que me parece alucinante.

Pero también está la vertiente de estudiar la respuesta que tenemos los humanos frente al uso de robots, cuando estos presentan ciertas cualidades en cuanto a su personalidad, comportamiento, etc. Podemos programar los robots para que en la interacción con humanos muestren cierta personalidad, sean amables, o bruscos, reconozcan nuestro tono de voz, y en función de esto respondan de una manera u otra. Algo que podría ser muy útil en robots asistenciales, que cuiden de personas mayores por ejemplo, para que estos se sientan más cómodos y menos intimidados por la presencia de ese artilugio en su casa.

El siguiente vídeo es una charla de Helena Matute en la que presenta todos estos conceptos y que la verdad te aconsejo que veas, es más, te aconsejo que veas hasta el pequeño coloquio al final de la charla donde se encuentra el motivo que me lleva a escribir este post. Si ya sé, que tendría que haber ido al grano, pero es que me he liado…

En la charla Helena Matute plantea el hecho de que sería interesante que la humanidad empezase a plantearse el hecho de cómo y en que grado queremos que los robots sean o tengan apariencia y comportamientos humanos. Ya que estos comportamientos nos podrían llevar a ciertos problemas éticos o incluso a problemas de interacción con ellos, ya que cómo se muestra en el minuto 57:30 vemos cómo nos costaría apagar a un robot que nos está suplicando que no le apaguemos, que se portará bien y no nos molestará. Ya me imagino yo una Roomba con ojitos que nos diga eso y nos pasamos toda la noche con la aspiradora enchufada.

Pero el caso es que como bien dice Helena lo de los replicantes de Blade Runner están muy lejos, pero mucho, que podamos discutir hacia donde ir no significa que estemos cerca ni mucho menos, es más, solamente tienes que pensar en ¿donde tienen las baterías los replicantes? Un robot humanoide con todos los motores que lleva para realizar expresiones faciales necesita de una buena cantidad de energía, no digamos para alimentar un superordenador tipo Watson. Podemos debatir donde y cómo queremos llegar, pero que todo el mundo sepa que para eso nos falta mucho, pero mucho.

El debate es interesante, y nos puede llevar a mejorar ciertos aspectos que desde el punto de vista ingenieril no se tenían muy en cuenta pero que son importantes, sobre cómo se interacciona con nuestro robot, y cómo hacerlo más fácil, intuitivo, y agradable. Pero los replicantes son hoy por hoy, igual de ciencia ficción que hace 30 años.

Pero en caso de que podamos hacerlo ¿Los haremos esclavos? ¿Quien nos daría derecho a eso? ¿Qué problemas legales aparecerían en caso de que nuestro replicante haga alguna trastada? ¿Les pondremos a todos la voz de Constantino Romero?

Lo dicho, todo muy interesante, pero tenemos mucho tiempo para plantearnos estos problemas así que no nos pongamos nerviosos cómo algunos de los presentes en la charla de Helena Matute que ya veían el fin del mundo con los robots militares, un nuevo génesis bíblico o una conspiración detrás del robot bailarín que da paso a los anuncios en la Sexta. Por eso me asusta las conclusiones que se pueden sacar después de leer artículos cómo este: Él, humano. Que está muy bien escrito y presenta las mismas cuestiones que presenta Helena Matute, pero me gustaría saber que concluyen algunos al leerlo, o al mal leerlo, ya que si te quedas con las frases destacadas te puede parecer que la singularidad se producirá este mismo verano, bueno en verano no que los investigadores están de vacaciones, el invierno que viene.

¿Nos seguimos leyendo?

@guardiolajavi

Más debate:

Más debate que se originó a raíz de esta interesantísima charla de Helena Matute puedes encontrarlo en la entrada “Cognición, inteligencia artificial y el apocalipsis” de @gazkune.