Relatividad

Mileva Marić ¿La primera esposa de Albert Einstein?

Este post apareció inicialmente en el blog “Tecnología por sorpresa” de Scilogs, con motivo de la celebración de los 100 años de la publicación de la teoría de la relatividad general de Albert Einstein. Lo reproduzco aquí por si alguien se lo perdió.

Se celebra el centenario de la publicación por parte de Albert Einstein de su teoría de la relatividad general. En este post quiero recordar a Mileva Marić, la primera esposa de Albert Einstein, no quiero avivar ninguna discusión sobre su papel en los artículos científicos de Einstein, pero sí plantear si un entorno y su tiempo le hicieron justicia. Además también quiero que sirva para hablar de algunos aspectos de la historia del genio del siglo pasado.

A pesar de que han pasado ya 100 años desde la publicación de la teoría de la relatividad general, Albert Einstein sigue siendo en la actualidad, el físico más conocido por el gran público. Este hecho responde con rotundidad a la gran contribución e impulso que supuso para la Física las teorías y trabajos desarrollados por Einstein.

El genio de Einstein está fuera de toda duda, sin embargo me gustaría resaltar en este post la historia de otra persona que me parece que tiene una historia fascinante, me refiero a Mileva Marić, su primera esposa ¿Sería justo recordarla sólo por ser la primera esposa de Albert Einstein?

Desde la publicación en los años 80 de Albert Einstein/Mileva Marić: The love letters y de The collected papers of Albert Einstein: The early years, 1879-1902, volume I se ha suscitado una controversia sobre el papel de Mileva en los primeros trabajos de Albert Einstein. En este post no pretendo destacar o avivar esta controversia, pero sí recordar un poco la historia de Mileva y resaltar algunos hechos y datos muy interesantes (al menos, para mí), y que aportan a su vez algunos datos sobre la historia del genio de la Relatividad General.

Mileva Maric y Albert Einstein (dominio público)

Mileva Maric y Albert Einstein (dominio público)

Mileva y Einstein coincidieron por primera vez en su primer año en la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (Zürich ETH). Pronto se conocieron y se convirtieron en compañeros. Si bien en Zúrich la universidad estaba abierta a las mujeres, no era así en toda Europa, y tampoco era muy corriente ver a una mujer estudiar física teórica. Sin embargo pronto los dos estudiantes estaban interesados en la “nueva física”, física que aún no formaba parte del currículum impartido en la ETH, como las ecuaciones de Maxwell.

Al año siguiente Mileva asistió como oyente (Gasthörer) a la Universidad Heidelberg, asistió como oyente porque en aquella época a las mujeres se las permitía asistir pero no podían obtener ninguna certificación. Durante su estancia en Heidelberg, Mileva escribió a Einstein sobre los trabajos de Philipp Lenard con los rayos catódicos, trabajos en los que Einstein demostró mucho interés. A su vuelta a Zúrich, Einstein y Mileva discutieron sobre los trabajos de Lenard. Durante los años siguientes se volvieron inseparables, les unía el amor y el estudio de la física. Einstein la consideraba un igual, respetaba sus opiniones e intercambiaban libros y debatían sobre la lectura de dichos libros.

Einstein pasó sus exámenes finales para el diploma intermedio como el primero de su clase, Mileva, debido a su estancia en Heidelberg, hizo el mismo examen un poco más tarde, curiosamente sacó la misma nota que Einstein en Física. En el trabajo para el examen final, o “Disertación”, Einstein y Mileva tuvieron el mismo tutor, Heinrich Friedrich Weber. Éste les puso las peores notas de toda la clase a sus dos alumnos, algo que enfureció a Einstein, ya que éste consideraba que sus clases estaban totalmente desfasadas y no conocía la “nueva física” que tanto interés despertaba en Einstein y Mileva.

En 1900 ambos intentaron el examen final, Einstein pudo obtener la cuarta mejor nota (a pesar de su baja puntuación en la disertación), mientras que Mileva obtuvo la más baja debido a la asignatura de “Teoría de Funciones”, cuyo profesor era Wilhem Fielder, que era miembro de la Academia de Ciencias Prusiana, una institución que aceptó su primera mujer en 1964, lo que hace pensar que quizá la esforzada Mileva no lo tenía fácil con este profesor. En el segundo intento también suspendió “Teoría de funciones”, y curiosamente también sacó peores notas en el resto de las asignaturas. Mileva estaba embarazada de 3 meses, Einstein no estaba preparado para casarse, además de que la familia de Einstein no aprobaba la relación. En este punto hay que imaginarse una mujer soltera, embarazada, a comienzos del siglo XX, no debía de ser el mejor ambiente para continuar una carrera académica. Es más, Einstein no llegó a visitar a Mileva en Serbia donde se recogió con su familia para tener al bebé, la niña supuestamente murió de escarlatina con poco más de un año, aunque la información es confusa ya que también se piensa que se ofreció en adopción.

A pesar de todos los contratiempos académicos y personales, la pareja continuó su relación y siguió con el estudio de la física, en varias cartas de Einstein a Mileva la define como un igual.

Einstein siguió desarrollando su genio, pronto llegaron los artículos de su “Annus mirabilis“, donde además de presentar la relatividad especial, presentaba la explicación del efecto fotoeléctrico fruto de su interés por los trabajos de Philipp Lenard.

La colaboración y el matrimonio de Einstein y Mileva termina en 1914 después de unos años de declive. Fue en 1918 cuando Einstein ofreció como acuerdo de divorcio el premio Nobel que sabía que recibiría. Einstein solamente le dio la mitad del dinero del premio, a pesar de que tenía un puesto de profesor de física en la Universidad de Berlín, que se supone le permitiría pasar una manutención adecuada de forma regular.

Hay que tener en cuenta que en el siglo XIX a la mujer no se le permitía votar en Europa, el primer país en permitir el voto fue Finlandia en 1906 y el último Liechtenstein en 1984, fue un siglo de cambios en los derechos civiles de las mujeres. Mileva seguramente formó parte de ese gran grupo de mujeres que, quizá sin proponérselo, o sin tan siquiera ser consciente, abrió el camino a todos estos cambios en la sociedad, despejando el camino hacia la igualdad en la que hoy se sigue trabajando.

Cualquier persona de las que rodearon a Einstein han sido reconocidas, más si cabe si éste las consideraba un igual. El genio de Einstein está fuera de toda duda, el papel de Mileva en sus trabajos está en duda, pero yo creo, que haya tenido influencia o no, no le quita un ápice de genialidad a Einstein, y Mileva solo por sus discusiones con Einstein y su coraje, afrontando la sociedad y las universidades de la época, merece un reconocimiento, en el que espero haber aportado mi granito de arena con este post.

Por último y dado que estamos en fechas de celebración del centenario de las teorías de Albert Einstein os dejo un enlace a un podcast que llevo haciendo un tiempo en el que, como no podría ser de otra forma, había que sacar a Albert Einstein.

ADVERTENCIA: “La escucha del siguiente podcast puede producir una sensación extraña, aunque espero que lo vean gracioso.” XDD

Científicos de Relumbrón: Albert Einstein

Finalmente, si le gustan los podcast aquí les dejo uno de Reyes Zambrano (@MReyesZam) con una historia más completa de la vida y obra de Einstein:

Albert Einstein: padre de la física contemporánea

¿Nos seguimos leyendo?

@guardiolajavi

Referencias:

El papel de Mileva Marić en la obra de Albert Einstein

Did Einstein’s First Wife Secretly Coauthor His 1905 Relativity Paper?

Articulo de 1990, Did Einstein’s Wife Contribute to His Theories?

The collaboration of Mileva Marić and Albert Einstein

Mileva Marić: Einstein’s Wife

La historia de una injusticia: Mileva Marić

Cuento: Mi hermano mayor

Lo que viene a continuación es una “locura” impulsada por @cuantosycuerdas que no ha tenido otra idea que organizar un certamen de cuentos de ciencia en su blog. Sin duda os animo a visitar la recopilación que está haciendo ya que hay cuentos verdaderamente bien escritos.

Recopilación de contribuciones al I Certamen de cuentos de ciencia.

Lo dicho, os dejo con mi humilde participación:

___________________________oOo___________________________

Mi hermano mayor

Hacía mucho tiempo que su hermano se había ido, era mayor que él, solo tres minutos, pero siempre había sido “el mayor”. Gemelos univitelinos, dos copias exactas. Una misión de 35 años es demasiado larga, le echaba de menos. Nunca la humanidad se había planteado nada tan ambicioso. Y ahora estaba llegando a su fin.

La misión consistía en ampliar el ya obsoleto catálogo de estrellas obtenido por la misión Gaia hace más de 200 años. Un catálogo que se demostró muy útil. Mil millones de estrellas catalogadas. Es curioso que se necesitase un sensor con mil millones de píxeles para catalogarlas. Un pixel por cada estrella.

Sonda GAIA

Esto nos permitió desarrollar por completo la minería de asteroides, las sondas podían aterrizar automáticamente con mucha mayor precisión de la que ya se consiguió con el catálogo anterior. Acordarse de la misión Rosetta y su impecable funcionamiento con el exiguo catálogo Hipparcos le hizo maravillarse de lo mucho que había avanzado la humanidad.

Su hermano se fue a montar un telescopio similar a Gaia, pero a 10 años luz de la tierra. La humanidad quería ir más allá, en las estrellas más cercanas no encontramos planetas habitables, tenemos que seguir explorando. El punto de Lagrange L2 estaba saturado de sondas. Teníamos que encontrar otro sitio, otra perspectiva desde donde seguir cartografiando nuestra galaxia. Es increíble que solo conozcamos el 1% de esta. Sí, mil millones de estrellas es solo el 1%.

Se mandaron dos sondas gemelas, la tecnología más avanzada que tenemos. Se pretendía escanear la galaxia desde dos puntos de vista para poder medir con mayor exactitud la distancia a las estrellas. La antigua misión Gaia usaba el paralaje que nos provee nuestro movimiento alrededor del Sol, pero esto es un límite que superamos colocando dos sondas distanciadas entre sí  más de 2 años luz. Una resolución sin precedentes.

La minería de asteroides nos permite disponer de materiales suficientes para abastecer de energía a los sumideros de recursos que son las actuales naves espaciales. La humanidad había conseguido moverse a velocidades relativistas. Pero hasta ahora nunca se habían enviado misiones a estas velocidades durante tanto tiempo.

La NASA ya había hecho experimentos con gemelos antes, pero solo se pudieron apreciar diferencias en ciertos marcadores biológicos fruto de la ausencia de gravedad. Sabían que sería devastador para el que viajaba, tanto tiempo en microgravedad sería muy duro de superar.

Por fin anunciaron la llegada del avión medicalizado que trasladaba a los astronautas. Estaba ansioso por ver a su hermano.

Cuando por fin se encontró con él lo vio muy animado, contento de ver a su hermano pequeño. Seguía enfundado en su traje antigravedad, este traje le permitia permanecer consciente, pasará mucho tiempo hasta que el corazón recupere la fuerza necesaria para impulsar su sangre. Circulación dificultada por la fuerza ejercida por nuestra madre tierra.

La prensa se hizo eco de su encuentro y de cómo dejó de ser el hermano mayor. Parecía que tuviese 15 años más que su hermano mayor, y los tenía. Su hermano mayor había tenido una experiencia increíble, pero era él el que había vivido la vida aquí en la tierra. La perdida de sus padres, la experiencia de formar una familia. Su hermano mayor era prácticamente un adolescente a pesar de los 35 años de misión.

___________________________oOo___________________________

Disclaimer:

Como habréis podido observar hay una parte (mucha) de ciencia ficción, pero lo que está con enlaces es actualidad. 😉

Física en la cultura popular.

Cuando me enteré que la edición número 48 del Carnaval de la Física giraría en torno a la figura de Isaac Newton lamenté haber gastado mi cartucho del Científicos de Relumbrón que participó en la anterior edición. Para esta edición me gustaría realizar una reflexión que se presenta en el podcast comentado. En éste se dice: “De hecho todo lo que conoces de la física son mis tres leyes.”. Y creo que es verdad. Supongamos que salimos a la calle y preguntamos a cualquiera, para que responda rápidamente, estas dos preguntas:

¿Qué conoces de física?

¿Qué leyes físicas conoces?

Si haces estas preguntas a un público general, veremos que todo lo que se sabe sobre física, que seguro sabe algo, tendrá que ver con estás tres leyes:

1ª Ley: “Si sobre un cuerpo no actúa ninguna fuerza éste se mantendrá en reposo o en movimiento rectilíneo uniforme.”

Ley de la Inercia

2ª Ley: “El cambio en el movimiento de un cuerpo es proporcional a la fuerza aplicada y ocurre en la dirección de ésta.”

Segunda ley de Newton

3ª Ley: “Toda acción recibe una acción igual y de sentido opuesto.”

Acción y Reacción

Éstas son las leyes de movimiento enunciadas por Isaac Newton en sus Principia, este libro fue publicado en 1687, es decir hace ¡326! años. Esta publicación es considerada por muchos la mayor genialidad que ha escrito un ser humano.

Podemos pensar que estas tres leyes o principios son conocidas y entendidas por todo el mundo, o mejor dicho, si alguien conoce algo de física, son estos principios ya que llevan enseñándose durante estos 326 años, pero también es verdad que estos principios cumplen varias condiciones: son pocos (solo 3) y sencillos para que sean entendibles.

Que sean sencillos no debe ser el único motivo por el que sigan instalados en la cultura popular, ya que si has profundizado en el estudio de la física sabrás que la mecánica clásica que se deriva de estos tres sencillos principios se puede complicar hasta el infinito.

Además de la sencillez creo que es importante resaltar que la mecánica newtoniana es la mecánica de lo cotidiano, de lo humanamente posible, es decir, pueden ser experimentadas y sentidas por todo el mundo en muchísimas situaciones. ¿Quien no ha intentado patinar o esquiar y ha visto que eso no hay manera de pararlo? o ha jugado al billar, etc. Todos estos movimientos cotidianos están regidos por estos principios, lo que favorece que vayan calando en el saber popular.

Pero estos principios y la ley de la gravitación universal formulada por Newton no solo permiten explicarse el comportamiento de los cuerpos cotidianos, también ha permitido al ser humano llegar a la luna, algo que aunque aún hoy nos parezca sencillo no lo es, si quieres comprobarlo puedes leer ciertas consideraciones que hay que tener a la hora de planificar un viaje a la luna.

También está instalado en el saber popular que las teorías de Newton han sido refutadas por Albert Einstein y su teoría de la relatividad, bueno, esto es cierto en parte. Yo no diría refutadas, han sido ampliadas. Se ha visto que hay ciertas condiciones en que no basta con estos principios. Hay un límite en su aplicación, y este tiene que ver con la velocidad como veremos a continuación, pero antes me gustaría presentar los principios o axiomas en los que se basa la Teoría de la Relatividad Especial por compararlos con los de Newton:

1º Principio: “Las leyes de la física deben ser invariantes para todos los observadores que se mueven a velocidades constantes entre ellos.”

2º Principio: “La velocidad de la luz es constante para cualquier observador.”

Aunque no conozcamos estos principios si podemos decir, o al menos a mi me lo parecen, que son sencillos. Yo diría que incluso más que los de Newton, sin embargo ocurre que las consecuencias de estos principios ya no son nada intuitivos y no hay posibilidad de experimentarlos por nosotros mismos.

Todo el mundo habrá oído hablar de que los objetos se contraen, el tiempo no transcurre igual de deprisa dependiendo de la velocidad a la que nos movamos, y demás consecuencias de las que se suele hablar en Relatividad. Esto ocurre porque para que los efectos se hagan notar hace falta moverse a una velocidad comparable a la velocidad de la luz, que son 299.792.458 m/s o lo que es lo mismo ¡1.079.252.849! km/h, si tenemos en cuenta que lo más rápido que hayas viajado posiblemente sean unos 900 km/h, creo que queda claro que no nos acercamos a esta velocidad ni un poquito.

Bueno en realidad te estás moviendo a unos 107.208 km/h en todo momento en tu movimiento alrededor del sol, pero esto también queda lejos de la velocidad de la luz aunque ya sería posible notar algún pequeño efecto, como se observan en astrofísica, pero esto queridos amigos está fuera de la experiencia normal de cualquiera.

Así que creo que es normal que la física que esté instalada en nuestra cultura popular sea la física Newtoniana, y que así seguirá por otros 326 años, o más. Pero bueno es saber que sigue siendo muy útil y acertadísima, ya sabes, siempre que no te muevas muy rápido  🙂

¿Nos seguimos leyendo?

@guardiolajavi

BTW: Este post participa en la XLVIII Edición del Carnaval de la Física, albergado en esta ocasión en el blog “La Aventura de la Ciencia