Los murciélagos que navegaban como Vikingos

La luz del cielo está ligeramente polarizada, y este hecho lo utilizan algunos animales para orientarse en su navegación. Recientemente se ha observado este comportamiento en el murciélago de orejas de ratón. Sí, un mamífero y con este aspecto:

Murciélago de Orejas de Ratón.

Hasta ahora se había descrito este sensibilidad a la polarización en insectos como las abejas, o en mi animal favorito, la gamba mantis. Pero por primera vez se ha observado que un mamífero le de utilidad a esta sensibilidad.

Se conocía también que los murciélagos se orientaban con el campo magnético de la tierra como algunos pájaros o insectos. Todos estos animales necesitan calibrar cada unos de sus “instrumentos” comparándolos con otros, para calibrar su brújula interna los murciélagos utilizan la polarización de la luz del cielo, como hacían los antiguos Vikingos.

La luz del cielo está ligeramente polarizada de una manera muy curiosa, se polariza linealmente de una forma tangencial a la posición del Sol. La polarización es una propiedad de la luz de la que hemos hablado en este blog varias veces. Aquí, y aquí, por ejemplo. De esta forma cuando el sol esté en el ocaso la luz del cielo estará polarizada de Norte a Sur.

Parece ser que lo primero que hace un murciélago al salir de su madriguera es mirar el cielo, de forma que al detectar el patrón de polarización decide donde está el Norte y el Sur y así tiene una dirección en la que volar y después saber la dirección de su vuelo de vuelta.

Observar el cielo con un polarizador es interesante para saber donde se encuentra el sol, y saber en que dirección estamos navegando incluso con cielos tan nublados como se encontraban los Vikingos por aquellos mares del Norte. Los Vikingos utilizaban el espato de Islandia que es un cristal de calcita transparente que tiene distinto índice de refracción según el eje de incidencia. Cómo usaban esta propiedad para navegar lo explica muy bien @Edocet en: Breve historia de la cristalografía: (X) magia vikinga.

El experimento que han realizado con los murciélagos. Se basa en “engañar” a un grupo de murciélagos colocando unos filtros polarizadores en las cajas donde están contenidos de forma que la orientación de la polarización de estas sea la contraria a la polarización natural. En la siguiente figura se muestran estos esquemas de polarización:

Polarización natural (PN) vs Polarización Desplazada (PS)

Polarización natural (PN) vs Polarización Desplazada (PS)

Como se ha dicho antes la polarización natural será la que es tangencial a la posición del sol, es decir la línea que va de Norte (señalado con N) a sur. La polarización PS es la que se utiliza para engañar a los murciélagos. Lo que se observó es que los murciélagos soltados desde una caja con los filtros orientados en la orientación natural PN, no tenían un rumbo distinto a un grupo de control de murciélagos que no se les había aplicado “tratamiento” de polarización, pero sin embargo si tenían un rumbo distinto de los que habían sido expuestos a una polarización PS (desplazado 90º).

Este experimento soporta la hipótesis de que los murciélagos son sensibles a la polarización, aunque no está claro cual es el mecanismo de detección. En los insectos, peces y otras espécies de animales, la sensibilidad a la polarización está claramente asociada a algunas estructuras en sus ojos, (ver el artículo de la gamba mantis). Sin embargo en los mamíferos no está claro, el único mamífero, que se sepa, a parte de los murciélagos que es sensible a la polarización es el ser humano, y no está claro su función ni el mecanismo. Sí amigos, somos sensibles a la polarización, aunque muy poquito. La luz de un monitor LCD está polarizada, si colocamos una pantalla en blanco frente a nosotros y rotamos con cierta velocidad el monitor veremos una mancha amarillo pálido.

Por último añadir que este post participa en la XXXI Edición del Carnaval de Biología que acoge Retales de ciencia y en la Edición LIV del Carnaval de la Física, hospedado por el Tao de la Física.

¿Nos seguimos leyendo?

@guardiolajavi

Referencias:

Stefan Greif, Ivailo Borissov, Yossi Yovel & Richard A. Holland. “A Functional role of the sky’s polarization pattern for orientation in the greater mouse-eared bat“. Nature Communications

Polarimetría (I): La orientación de los vikingos y de las abejas

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s